Testimonios
Aumento mamario
27 años
Toda mi vida siempre había querido tener senos, no tenía casi nada. Siempre había sido mi sueño tener senos grandes, después de ser madre, mis senos se hicieron feos. Decidí operarme, aunque moría de miedo por qué soy muy nerviosa y me sube la presión a grande escala, pero no fue suficiente para detenerme y contra mis nervios, me sometí a la operación. Realmente lo más fácil de todo es ese momento de la cirugía, una tiene demasiadas preocupaciones por gusto en el pre operatorio. En estos momentos tengo 22 días en recuperación y aún no se ven los resultados finales, pero me siento contenta. Sólo estoy esperando que pasen los meses necesarios para disfrutarlas, como toda mi vida he querido ¡estoy muy contenta!
28 años
Anteriormente estaba muy acomplejada, pues mi busto se redució muchísimo posterior a mis dos embarazos y a causa del ejercicio. Me estuve informando entre amistades y decidí optar por una cirugía. Sin duda una fue muy buena elección, ¡me siento feliz! ¡Mi autoestima mejoro bastante!
37 años
Hola, simplemente me siento otra en todos los sentido. Debo confesar que siempre tuve este sueño, pero a la vez tenia mucho miedo por cómo quedaría después de la cirugía, por si no me gustaba el resultado, por cómo me vería y lo que la gente diría. Me puse en manos de un excelente cirujano, quién tuvo a bien siempre sacarme de dudas y hacer que no tuviera miedo. Hoy me siento mucho más segura de mi misma y muy feliz de haber tomado la decisión. Cuando tuve a mi hija y me puse a dieta y mucho mucho ejercicio, las boobies que llegue a tener en mi adolescencia desaparecieron por completo, entre haber sido madre y meterle duro al cardio. Así que me asesore y lo decidí. Hoy sé que es lo mejor que me ha pasado como mujer, porque fue un regalo para mí.
25 años
Hola. Yo me opere el pasado 6 de diciembre. Me puse implantes Nagor 360cc perfil extra alto. No sufrí en la recuperación. No me dolió como decían que duele y ahorita estoy feliz. Me ha encantado como me veo. La ropa me luce muy diferente. El tamaño fue ideal. Mi doctor con excelentes atenciones. Lo recomiendo ampliamente.
45 años
¡Estoy muy contenta con el resultado! Después de la maternidad uno se enfoca a cuidar a sus hijos. Es gratificante poder recuperar un poco de esa belleza gracias a decidir a volver a lucir linda.
18 años
Cuando yo tenía 16 años comencé a notar que mi busto, no sólo era pequeño para mi cuerpo, sino que tenía alguna anomalía. Meses atrás tuve mi primer consulta con mi cirujano y, en efecto, presentaba una malformación llamada mamas tuberosas. Entre mis papás y yo tomamos la decisión de someterme a una cirugía de aumento mamario para darle una forma natural. Han pasado 12 días desde mi operación y los resultados son grandiosos, me siento mucho más segura y hasta hoy mi proceso de recuperación ha sido excelente. Sé que en un mes más los resultados serán aún mucho mejores.
26 años
¡En mi experiencia fue una excelente decisión el aumento de busto! Siempre tuve muy poco busto y no me gustaba ni ponerme traje de baño, por temor a no lucir bien. El pasado 18 de Diciembre tome la decisión de elegir un aumento de busto. Mi Cirujano Plástico me recomendó Nagor y optamos por implantes de 390 cc. Soy una persona que mide 1.65 y el resultado es muy bueno, ¡se ven muy naturales! No sólo te luce la ropa, también te da mucha seguridad. La recuperación no dolió como creí que dolería, fué más el nervio que lo que en realidad es, ¡¡realmente vale la pena!!
29 años
Hola! Estoy super agradecida con todo el equipo, ya que desde la primer cita me sentí super cómoda y me animé sin seguir buscando más opciones. Toda la vida me había sentido un poco insegura de mis bubis por su tamaño. Siempre he tenido que usar bras con mucho push up para no verme tan plana, pero hay ropa o situaciones en las que esto no ayuda. Ahora con los implantes ha aumentado mi autoestima y puedo usar cualquier prenda y mi busto luce muy natural. Estoy contenta con el tamaño y el resultado, ya que mi cuerpo luce mejor y más proporcionado. ¡Quedó tal y como lo esperaba!
21 años
Siempre he sido una chica plana, deseando poder ponerme unos pocos gramos para que mi copa A pudiera llenarse. Solía odiar mis pechos. Lo peor era como las chicas se reían de mí, la verdad es que me sentía fatal; poco femenina, infantil y tímida. Mi abuela falleció y me dejó algo de dinero. Decidí hacer algo con él. Ella siempre decía que las mujeres deben tomar sus propias decisiones y perseguir sus sueños, así que lo hice. Una talla relativamente pequeña, una copa C, para que se ajustara a mi cuerpo; opté por implantes redondos que me van bien y se ven muy naturales con ropa puesta, ¡son impresionantes en bikini! Fue un impulso sorprendente y todos mis amigos dicen que ahora soy mucho más extrovertida. Creo que sentirme segura de mi cuerpo también ha influido en los otros aspectos de mi vida; conseguí un nuevo trabajo hace un par de meses y no sé si mi tímida ?antigua yo? hubiera sido capaz de hacer esas difíciles entrevistas.
29 años
Sinceramente nunca me imaginé como mi vida da un giro tan radical. Soy modelo profesional y mi vida depende de mi imagen. No solamente de mi físico, sino de mi actitud. Soy una mujer determinada con decisión. Me gustan los cambios, reinventarme constantemente. Yo quería un cambio, pero para mí, no para los demás. La inquietud era netamente personal. Una amiga se operó y quedó mejor que antes, me recomendó con un cirujano plástico, sentí empatía y me decidí a operarme. No lo pensé mucho, pero si me informé, le pregunté todo, hasta fue muy paciente porque lo molestaba con mis dudas todo el tiempo, sin embargo es un cirujano plástico de primera. Me explicó todo, me comentó que no todos los implantes eran iguales, que cada uno tenía diferentes características y que me recomendaba los que tenían la tecnología más avanzada. No le dije nada a mi familia, estaba tan segura de lo que quería hacer que me decidí. Después de la operación, tuve más trabajo, mucho más pegue con los hombres. Además el cambio? lo vale, fue lo máximo. Ahora me siento tan bien, tan segura de mi misma, la gente ni sabe que me operé. Me pongo la lencería sin rellenos, el vestido de noche con la espalda descubierta, blusas pegadas, en fin, renací. A veces ando, sin brassier, me encanta verme al espejo.
36 años
Quiero a mi familia más que a nada en el mundo, pero a veces puedo sentir que no hay suficiente espacio para mí. Me puse a pensar en mi figura después de cumplir los 35. Siempre me había cuidado y me había mantenido delgada, pero me empecé a sentir muy desaliñada. Mi marido siempre ha dicho que está orgulloso de mí, que estoy muy bien comparada con las mujeres de sus amigos, pero no estaba contenta conmigo misma. Siempre había tenido algo de dinero ahorrado para malos tiempos y los imprevistos, así que visité varias clínicas con mi mejor amiga y concreté la intervención. ¡Fue entonces cuando se lo dije a David! Pensó que estaba loca, pero podía ver que era muy importante para mí, así que me apoyó mucho. ¡Y le encantan los resultados...! Es algo que hice solamente para mí. Escogí un implante natural, en forma de gota y un levantamiento al mismo tiempo. Estoy muy contenta de haberlo hecho. Veo, y más importante, siento, ¡que es lo mejor que he hecho en años!
22 años
¿Cómo me siento con mi busto nuevo? Me siento increíble. Cuando tenía quince años me di cuenta que mi busto no iba a tener el tamaño que yo quería. Ahora tengo 22 años y por fin realicé el sueño de transformar mi busto. Me operé a los 19 años, desde chavita me sentía súper frustrada porque mis compañeras tenían más pegue que yo. Yo estaba planota y aunque me gustaba mi cuerpo, el busto no me hacía feliz. Mi mamá me compraba Bra con relllenos. Pero cuando cumplí 19 años, la verdad yo quería que esta etapa fuera un cambio total. Además yo soy una mujer de retos, me encantan y tenía una meta: ser Nuestra Belleza Veracruz, y ¿qué creen?? Pues que entro al concurso, y gané. Después entré al certamen estatal y fui finalista, además fui Miss Fotogenia 2004. Fue una experiencia increíble porque este concurso me brindó muchas experiencias positivas. Me dio mucha seguridad. Ahora sé que lo que me proponga lo lograré. Antes era talla 32 A ahora soy 34 B llena. Estoy totalmente a favor de la cirugía plástica. Lo hice para gustarme más, fue un regalo para mí. Mi novio estaba en contra, sin embargo yo me la hice. No saben cómo me siento, tengo más ganas de hacer cosas, de por sí, que soy medio hiperactiva, ahora, quiero ponerme todos los tops que salen en las revistas, bikinis sin rellenos, vestidos strapless. No es por nada, pero todas las demás partes de mi cuerpo están bastante bien, y ahora con mi busto nuevo resaltan más, me veo mucho más proporcionada, me siento súper.
Levantamiento mamario
30 años
Nunca había sido rellenita de adolescente, pero cuando quedé embarazada, me hinché. Comía por cuatro, ¡no por dos! Después de tener a mi primer hijo, el segundo y el tercero vinieron seguidos, y con cada bebé, engordé y engordé. Llevaba ropa de embarazada, así que no tuve que admitir lo grande que me puse, y me acostumbré a que la gente me preguntara cuando tendría al siguiente. Pero no estaba embarazada, sólo era comelona. En mi peor momento medía 1,60 y pesaba 101 kg. Las cosas tenían que cambiar. Tardé dos años pero adelgacé hasta unos sanos 60 kg y me sentí genial... excepto por mis senos caídos. Odiaba bañarme porque tenía que verme el cuerpo y no quería que mi pareja se acercase a ellos; hacía el amor con el sujetador puesto. Me deprimía de verdad. Una amiga me sugirió que me pusiera implantes. Me confesó que ella se había puesto, ¡aunque me hizo jurar que guardaría el secreto! Se veían muy naturales. Me dio los datos de su cirujano y concerté una cita. Un año después, siento que ha valido la pena. Este año fuimos a nuestras primeras vacaciones en familia y estaba realmente orgullosa de mi cuerpo en bikini. Puede que tenga algunas estrías y un poco de celulitis, pero no puedes evitar que juegue voleibol con mis hijos... ¡y mi pareja no puede apartar los ojos de mí!
32 años
A partir de que me casé todo cambió, sinceramente nunca me imaginé como la vida da un giro tan radical, pero fue un cambio mayor cuando tuve a Emiliano, mi bebé que adoro.Lo bueno es que mi esposo me apoya en todo y yo ya empiezo a tener todo bajo control. Lo que si no pude tener bajo control fue mi cuerpo, desgraciadamente después de tener un bebé todo se cae. Veía a mujeres de mi edad y los cuerpazos que tenían. Yo hacía muchísimo ejercicio y mejoré increíblemente, con excepción del busto. Lo tenía muy caído. No me sentía nada cómoda. Antes del embarazo tenía unas bubis muy bonitas... eso se había acabado. Quería reparar lo perdido por el deterioro causado por el embarazo y la lactancia. Siempre ha sido muy exigente y perfeccionista conmigo misma, me preocupa estar preparada, actualizada y cuidad mi imagen. Siempre he estado muy interesada en lo estético, yo estudié la carrera de chef en alta cocina y siempre me fijaba en como adornar los platillos, como se presentaba una mesa y la imagen del chef. De esta manera me veía a mi misma y no me gustaba nada. Además, como que el busto es lo primero que se ve. En la intimidad, me sentía súper mal, me ponía un brassier sexy con relleno para aparentar, mi esposo me lo quería quitar y yo no me dejaba, no quería que me viera. Una amiga se operó y quedó mejor que antes, me recomendó con su cirujano plástico, hicimos clic y me decidí a operar. También me informé le pregunté todo.
36 años
Ahora sí les puedo decir que estoy viviendo mi vida plenamente. Mientras mis amigas más platicaban de la cirugía plástica, peor me sentía con mi busto, pues yo lo veía más caído cada año.Como modelo profesional requiero tener una imagen impecable. Las personas creen que por ser modelo nada más tienes que cuidad el físico pero no es así, también es la actitud, que expresas y como te relacionas con la gente. Pienso que a mayor nivel de aceptación, eres más segura de ti misma. Tengo una hija y después de amamantar mi busto se deterioró, estaba flácido y yo sinceramente quería recuperar la forma. Mi motivador principal fue que yo quería sentirme bien. Estoy muy contenta conmigo misma. Recomiendo la experiencia, quiero usar ropa moderna, escotes todo lo que me haga sentirme bien. Soy talla 34 C pero soy alta, me quedaron muy bien, antes usaba wonderbra, ahora puedo estar sin bra y me siento excelente. Fui con un cirujano plástico que me recomendaron. Me gustó que fuera sincero, me explicó acerca de los implantes, del procedimiento y del tiempo de recuperación. A veces las cosas pasan por algo, y siempre es por algo mejor. Gracias a la vida y al cirujano que mejoró mi vida al 1000%.
Reconstrucción mamaria
47 años
Sobreviví al cáncer de mama. Fue un proceso difícil después del cual, aprendí muchas cosas y valoré cada día de mi vida. Estaba orgullosa de mí misma y de mi espíritu luchador, pero mis cicatrices y mi pecho liso impedían que me sintiera plena. Después de tantos tratamientos y cirugías, lo último que quería era volver a entrar al quirófano y lo evité por tres largos años, utilizando prótesis externas. Mi problema comenzaba al tener que verme desnuda frente al espejo y esconderme para que mi esposo no me viera; me sentía mutilada, con baja autoestima, no me sentía yo. Entonces tomé la decisión. Fue estupendo volver a sentir un busto femenino gracias a los implantes mamarios. Estoy convencida de que la reconstrucción mamaria es el mayor regalo y la mejor recompensa que nos podemos dar por un proceso difícil, con tanto dolor y sufrimiento. Fue un cambio radical sentirme completa y sana; estoy más orgullosa de mí. Recuperar mi feminidad fue maravilloso, íntimo e importante como mujer
NOTAS RELACIONADAS
¡Cuidado! Si tienes alguna de estas señales, ¡puede ser cáncer!
SALUD
Biodermis, sí reduce las cicatrices
MODA
Marena, moldea tu figura, pierde tallas
MODA
¿Cómo se hace una autoexploración mamaria?
SALUD